Firma electrónica

Firma electrónica es cualquier sonido, símbolo o proceso electrónico, que permite al receptor de un documento electrónico identificar al menos formalmente a su autor.

La firma electrónica es un conjunto de datos digitales que identifican al firmante de un documento electrónico y que vinculan la identidad del usuario con el documento de que se trate.

Los actos, contratos y documentos de los órganos del Estado, suscritos mediante firma electrónica, serán válidos de la misma manera y producirán los mismos efectos que los expedidos por escrito y en soporte de papel.

Con todo, para que tengan la calidad de instrumento público o surtan los efectos propios de éste, deberán suscribirse mediante firma electrónica avanzada.


La Ley Nº 19.799 reconoce que los órganos del Estado podrán ejecutar o realizar actos, celebrar contratos y expedir cualquier documento, dentro de su ámbito de competencia, suscribiéndolos por medio de firma electrónica.

No se podrán celebrar mediante firma electrónica aquellos actos para los que la ley exige una solemnidad que no sea susceptible a cumplirse mediante documento electrónico, o requiera la concurrencia personal de la autoridad o funcionario que deba intervenir en ellas.

No puede efectuarse por medios electrónicos los siguientes actos o contratos:

  1. Aquellas actuaciones para las cuales la Constitución Política o la ley exija una solemnidad que no sea susceptible de cumplirse mediante documento electrónico, o requiera la concurrencia personal de la autoridad o funcionario que deba intervenir en ellas. En general, todas aquellas solemnidades que no se hacen por escrito no pueden hacerse por medio de documentos electrónicos.
  2. Aquellos en que la ley requiera la concurrencia personal de alguna de las partes, y;
  3. Aquellos relativos al derecho de familia.


Se utiliza el concepto de firma electrónica simple para diferenciarla de la firma electrónica avanzada, es decir la firma electrónica simple corresponde a la firma electrónica no certificada y firma electrónica avanzada a la certificada.


  • El artículo 39 del Reglamento de Firma Electrónica define claramente la orientación al interior de la administración del Estado: privilegiar el uso de la Firma Electrónica Simple en los documentos electrónicos, excepto en aquellos casos claramente establecidos.
    Todos aquellos documentos que no constituyan “instrumento público”. Por ejemplo, para todos aquellos documentos intercambiados al interior de un servicio público, o para todas aquellas comunicaciones enviadas a ciudadanos que no sean instrumentos públicos.
  • La firma electrónica avanzada como obligatoria sólo para aquellos documentos que revistan la naturaleza de instrumento público o que se desea produzcan los efectos jurídicos de estos.
    Los actos administrativos, formalizados por medio de documentos electrónicos y que consten en decretos o resoluciones, en acuerdos de órganos colegiados, así como la celebración de contratos, la emisión de cualquier otro documento que exprese la voluntad de un órgano o servicio público de la Administración del Estado en ejercicio de sus potestades legales y, en general, todo documento que revista la naturaleza de instrumento público o aquellos que deban producir los efectos jurídicos de éstos, deberán suscribirse mediante firma electrónica avanzada.